analyticstracking.php

analyticsTraking

miércoles, 30 de septiembre de 2015

¡Pobrecita mi Abuelita!

Mi abuelita tiene tos,
Muchos mocos y estornudos,
Además nos deja mudos,
Con los sustos... por la tos.

Su jarabe de cebolla,
Que prepara en una olla,
¡Qué mal que huele, por favor!

Toma infusión de tomillo,
Que corta con un cuchillo
Con el que cortaba el jamón.

Usa un papel de cocina,
Papel de rollo continúo.
Para limpiarse moquito.
¡Ayyyyy!
 ¡Abuelitaaa!... ¡Por favor!

Esta tarde, llegué,
A su casita temprano,
Cogiéndola de la mano,
La llevé a su habitación.

Mientras estaba en la cama,
Cogí su ordenador.
¡Mis dedos sentí pegados!
A las teclas, mis dos manos,
Se adherían sin razón.

¡La pantalla salpicada!
De gotitas distanciadas,
Y gotonas, arrimadas,
Que formaban un borrón.

Lo toqué con mi dedito,
Que se quedó pegadito,
Y al despegarlo, estiró.

¡Ayyyyy!!!!!
 ¡Qué asquito... Abuelitaaaa... Por favorrrrr!!!!!


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved


La Luna Colorada

La luna se enamoró,
y se puso colorada

Un lucero la besó
en su carita tan blanca

Se puso roja la luna,
y se escondió tras las ramas

No te sonrojes mi Luna,
que mañana en la mañana,
En cuanto estemos a solas,
nos besaremos con calma.

Esto decía el lucero,
y la luna se asustaba.

No quiero que estemos solos,
no quiero besos ni nada.

Pero mi querida Luna,
te esperaré en la mañana
Sin besos, si no los quieres,
no te pongas sonrojada.

Nos iremos de la mano,
a conversar en la cama.

Hablaremos del amor,
que por besos, no pasará nada.

Que besos se dan de amores,
a las lunitas que amas.

Que roja estás muy bella,
pero a mí me gustas blanca.



Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved


sábado, 26 de septiembre de 2015

La leyenda de Luna Blanca

Mi nombre es Luna Blanca y soy hija del jefe sioux Pájaro Rojo:
Hace dos lunas, mientras recogía mágicas hierbas aromáticas para el chamán, descubrí un hombre de tez blanca. 
Sus cabellos tienen el color del redondel central de las margaritas, y caen sin querer caer sobre sus hombros, formando bucles y extrañas ondulaciones. 
Le vi después bañarse en el río friccionándose con algo extraño, que formaba una capa blanca en el agua y desprendía un aroma que hacía recordar algunas flores.
Nunca había visto un hombre de ese color, ni con ese delicioso pelo.
Poco después, extraía de su cuerpo el agua frotándose de nuevo con una tela blanca. Sus cabellos lucían ahora lisos y más oscuros.
Se tendió después al sol y poco a poco, sus cabellos volvieron a adquirir aquel toque arremolinado sobre sí mismos, y sus ondas brillantes volvían a ser claras, y lucían al sol.
Sostenía entre sus manos, una especie de palo que iba dejando surcos sobre algo blanco... que no he sabido qué es.
*
No he contado a nadie que le he visto, y aún que hemos continuado el viaje tras los bisontes, mañana antes de salir volveré a verle. 
Cogeré el caballo y diré al chamán que vuelvo a buscar sus hierbas preferidas.
Esta mañana volví a verle.
Ya no hacía surcos con el palo.
Ahora, mantenía la mirada fija en algo que parecía muy importante. Se trataba de algo similar a un cuadrado con muchas cosas cuadradas en su interior para mirar. Terminaba una, la retiraba y miraba la siguiente. Y así sin parar durante un rato.
Le vi desde más cerca. 
Sus ojos, poseen el color del cielo despejado.
*
Vamos a pasar unos días en este campamento. Papá ha ordenado que se abran todos los tipi, pues los bisontes han encontrado pasto de su especial gusto.
He vuelto a verle, esta vez... me acerqué.
Se asustó muchísimo. Le lancé una flor roja y un pequeño trozo de carne seca. Después huí.
*
Esta mañana me esperaba. Le encontré en el mismo lugar que nos vimos ayer. 
Me ofreció un líquido humeante, contenido en un recipiente con un agujero para meter por él un dedo.
Me acerqué, e hizo un gesto seguido de una palabra que intuí como su nombre: “Charlie”.
Contesté con el mismo gesto y dije: Luna Blanca.
El líquido negro que bebía me pareció amargo… con olor estimulante.
Tengo miedo.
Temo que mi padre lo descubra.
Temo por su vida.
*
Esta mañana, le he explicado por señas que debe marchar. Que está en peligro. 
Creo que no me ha entendido. Estaba bañando piedras en el río. Las bañaba y apartaba pequeñas piedras del mismo color que el de su pelo.
Huiré con él.
*
Nos encontramos antes del amanecer, nadie sabe en el poblado que he salido. 
Debo hacerme entender.
Temo que nos descubran.

Tú, yo… lejos…
Tú, yo… lejos…
Mostré mi caballo, e indiqué que debía coger el suyo.
Creo que me ha comprendido.
Escuchamos ruidos de caballos y cánticos indios.
El inminente peligro, consigue que huyamos.
Consigue que tras coger una bolsa llena de piedras amarillas, salgamos cabalgando de allí.
*
Le amo. 
Sé que le amo cada vez con más y mayor fuerza.
Sé que él me ama. Somos inmensamente felices.
Echo de menos a los míos, cuando siento el rechazo de los blancos.
Cuando me dicen: “Salvaje, piel-roja”, o cuando en la calle, escupen a mi niño y le llaman “maldito dos-sangres”.
Huyamos hacia un lugar libre de miedos, donde sólo brille para nosotros, el maravilloso sol 

que ilumina nuestro amor.


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

jueves, 24 de septiembre de 2015

FRUSTRADA



¡Cuánta fuerza y qué poca puntería!

¡Protesté!

Pasaban casi dos meses de aquella noche, en la que liberé

mi cuerpo, mi alma y mi pudor ante aquel desconocido maravillosamente torneado a base de gimnasio, en el que 
se podrían estudiar uno a uno, todos los músculos de todo 
el cuerpo.

Llevaba esperando tanto tiempo una ocasión así…

Había sido una entrega absoluta. 

Hasta había puesto el mayor de los amores fingidos.

Quizá me faltó eso… 

Que no le amaba, pero le sentí como un amor...
Después de todo, había sido lo más parecido al amor 
que había conocido.

Han sido casi dos meses de ilusión, de sentirme mamá.

Grité enojada:

¡El músculo, no sirve absolutamente para nada!

#AbuelaTeCuenta 
Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Ya noto menos la soledad

El día en que decidió asistir al curso de alfabetización informática, creyó que no le serviría para nada, y que además, se reirían de ella, sus vecinos, sus hijos y todos los familiares que había a su alrededor. Hasta creyó que se reiría de ella, su pequeña nietecita Elena que a sus siete años, sabía manejar el ordenador como una verdadera maestra.
Un día, que su hijo Eleuterio, llamó por una videoconferencia, Elena, le había ayudado a encender el ordenador, y a  establecer el contacto con la llamada.

Ahora, que el curso había concluido, se sentía orgullosa de sí misma, y hasta hablaba de ello con quienes se cruzaban en su portal, en el ascensor… En la cola de la caja, a la cajera del súper. Se sentía feliz, al principio, no era consciente de la importancia de aquél curso. Pero conforme había ido pasando el tiempo, y se fue quedando con la “tecla” fue cobrando importancia en su mente. Hasta se había hecho una cuenta en una red social de bastante relevancia, donde encontró amigas de la infancia, amigas que hacía años no sabía nada de ellas. Aunque… muchas veces no estaba segura de si eso era bueno del todo. 
Se sentía muchas veces, como entrando en casas ajenas sin permiso, y se entretenía mirando las fotografías que allí, colgaban sus amigas nuevas y sus amigas antiguas. Se enteraba así, de si hacían alguna celebración a la que no había sido invitada, y algunas veces se molestaba, pero las más de las veces, se alegraba de ver a sus amigas felices. Desde que perdió a su marido, siempre se había sentido sola. 
Sabía que continuaba estándolo, pero aquella ventana a la luz de su monitor, la transportaba a la vida, devolviéndole en parte a la sociedad que junto a su marido, creía perdida para siempre. 
Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

viernes, 18 de septiembre de 2015

Un granito de avena

Esta mañana temprano,
Un pajarito llamó a mi puerta.
¿Qué deseas pajarito?

Algo de pan y un poquito de avena,
He de llevarlo a mis niños,
Que en el nido, pían de pena.

Le vi llegar confiado,
Con su piquito pintado,
De amarillo y negra gena.

Me fijé que su plumaje,
Era de miel y canela.
No temas mi pajarito,

Habrá para ti, lo que quieras.
Lo que deseen tus niños,
Para comer, o a la cena.

Feliz, partió el gorrioncillo,
Llevándose en el pico,
Un muy pequeño granito,

De una muy pequeña avena.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Catalepsia (segunda parte)

Este relato es la segunda parte del trabajo a dos manos efectuado junto con Ana Lizama para el concurso del Círculo de Escritores "Relatos a Dúo II".
Para leer la primera parte pincha aquí

DEFINICION de CATALEPSIA: 
Fenómeno nervioso repentino por el que los
músculos se inmovilizan y se suspenden las sensaciones involuntariamente:
algunos casos de catalepsia han llegado a confundirse con la muerte.

¿Trabajito?
¿Qué trabajito?

¿Médico forense?

¿Pero qué clase de sueño es este?

- ¡Socorroooooooo!

- ¡Ayudaaaaaaaaaaa! –

- ¿Por qué no puedo oír mis gritos?-

- ¡Necesito huir de aquí!. ¡Necesito que alguien me ayude!

De pronto… otra vez voces...

-Bueno, ¡Te dejo solo, chaval!–

-Ánimo y al “tajo”- ¿lo pillas? ¿Eh? ¿Lo pillas?...

-¡Jajajaja !!!

Escuché una puerta cerrarse, y por un momento, tuve la esperanza de haberme quedado sola. Agucé el oído todo cuanto pude y… solo escuché el silencio.

Dentro de mi dificultad para respirar que cada vez se hacía en mí más patente, suspiré tranquila.

Estaba sola, sí, estaba completamente sola.

¡Gracias Señor, por librarme del mal!…

Seguía oyendo el silencio, pero… ¿Qué diantres era eso?...

¿Había alguien respirando cerca de mí?...

Noté cómo su aliento se aproximaba a mi cara rozándome, y cómo pasaba por mis labios sus dedos…

Noté en mi boca, algo familiar que tantas veces antes había sentido…

¿Se trataba del roce de una lengua?

Algo parecido a un lápiz, se deslizó por mi torso en línea recta, hasta llegar a la altura de mis pechos donde se bifurcó...

¿dibujaba una y griega?...

Escuché unas palabras susurradas en mi oído.

- Qué lástima desperdiciar este hermoso cuerpo –

- Tienes unos labios preciosos, muchacha –

- Espero que no te importe que antes de cortar… -

Noté que una mano agarraba mi pecho…

A quien susurraba, se le entrecortaba la voz…

Noté cómo el peso de su cuerpo era soportado por el mío.

Noté también… que mis piernas se abrían, distanciándose la una de la otra…

Y…

¡Eso no!

- ¡Eso no lo puedo tolerar! –

- ¡De ninguna manera! -

Olvidé mi pánico.

Olvidé mi respiración lenta.

Olvidé que no podía moverme.

¡Lo olvidé todo!

Respiré profundamente, para…

¡DESPERTAR!!!

-¡YO, TAMBIÉN QUIERO DISFRUTAR!!!! -


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved
Este relato, es la segunda parte... de una primera parte... que podréis leer "aquí" ¿Cómo? Sólo tienes que clicar en "aquí"

martes, 15 de septiembre de 2015

Yo, sólo amasaba empanada!!!


El bate, se le resbalaba de las manos pringosas.

Se hallaba amasando empanada, y un ruido, le sobresaltó, desconcentrándole.

Lo del bate fue algo instintivo…

Giró su cuerpo hacia el lugar de procedencia del estruendo,

mientras sostenía el bate entre sus manos…

Su amada María permanecía inconsciente a tres metros de él.

Clavó su mirada, en sus manos vacías.

El bate, como testigo mudo de lo acontecido, yacía al lado de ella.

Una gota de sangre, asomaba de ambas cabezas yacentes, aunque...

"sólo una, podía sangrar".

Él, miraba sus manos vacías incrédulo, sin saber qué pensar.

¡Yo, solo amasaba empanada!

Gritó como único consuelo, y única disculpa por lo allí acontecido.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved


lunes, 14 de septiembre de 2015

Una Rosa y una Margarita

¡Que suban las “rosas”!

dijo el conductor de la barca, lanzando una lisonja, que dirigía hacia mí, 
y hacia mi amiga Margarita. 

- Perdón, pero… yo no soy Rosa, yo soy Margarita – 

Contestó mi amiga un tanto enfadada. 

- ¡Suba entonces…La Margarita y la Rosa! -

Mucho mejor, un ramillete, que una única flor. 

Ganaremos en belleza, en perfume y en candor.

Aquél día Margarita, floreció de puro amor.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved


jueves, 3 de septiembre de 2015

Mi angelito del agua

Mi niño de la marea,
Mi pequeñito del alma.
Me lo mecieron las olas,
Para dormirle en el agua.
Soñaba un mundo nuevo,
Un mundo nuevo soñaba.
Soñaba que despuntaban,
Ecos de paz y alianza.
Soñaba ver los colores,
Libres de humos y llamas.
Soñaba mi pequeñito,
Cuando lo acogió el agua,
Para llevarle consigo,
Y devolverle a la playa.
Soñaba cosechar paz,
soñaba... solo, soñaba... 
Mi niño... mi angelito.
Mi pequeñito del alma.
Hay imágenes que quedan en la retina grabadas.
Igual que el fuego te queman,
la retina y el alma.   #AbuelaTeCuenta      

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved