analyticstracking.php

analyticsTraking

sábado, 31 de octubre de 2015

El fantasma de Federico


El castillo taladraba todos los oídos con gritos desesperados.
Sus habitantes estaban presos del pánico.
El fantasma de Federico, traspasaba paredes corriendo como un poseso.
Su esposa, le hizo abandonar la cama esgrimiendo una sartén asida por su mango.
Federico, en su carrera gritaba:
--UUUuuuuuHHHhhhh!!!
Mientras Leonor, su esposa corría tras él dando alaridos de muerte:
--TE MATO!!!
SI NO ESTÁS MUERTO, TE MATOOOOOO!!!
NI FANTASMA NI GATOS MUERTOS!!!!
SI NO ESTÁS MUERTO TE MATOOOOOOO!!!!



Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All rights reserved

Un micro de Halloween


Nuestros vampíricos colmillos, se vieron enredados en nuestras lenguas, convirtiendo dulces besos de amor, en tragos de espesa y roja sangre, que rauda fluía a través de dientes, traspasando la frontera de los labios, y convirtiendo besos, en una  macabra y deliciosa orgía de fresca, y sabrosa sangre.





Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

jueves, 29 de octubre de 2015

Mi Capítulo de Crow Mirror

Capítulo XVI de la novela conjunta LA MANSIÓN CROW MIRROR

La visión del expediente que contenía su nombre no se le quitaba de la mente, ni le dejó dormir aquella noche.
La conversación mantenida con Mery karenina le había llenado de una nerviosa curiosidad que preocupaba su mente hasta tal extremo de hacer doler su cabeza.
Se tomó un calmante e intentó dormir.
¡No era posible!
No dormiría aunque viniese un coro de ángeles a cantarle un nana.
¡Estaba más que decidido! No habría más remedio que volver. Debía regresar a aquel lugar lúgubre y maldito. Debía leer qué decían de sí aquellos papeles descubiertos en el desván.
Sabía que estarían alerta, que no había podido esconder su presencia en el lugar. Se puso un pantalón ceñido negro y un jersey del mismo color. Manchó su cara en el betún que utilizaba para hacer lucir sus botas, buscó entre sus cosas  algo que sirviese de gancho… Sacó las perchas del armario, de las que extrajo una a una su hierro colgador. Arrancó el cable de la lámpara que reposaba sobre la mesita de noche… Ató todos los ganchos por su extremo recto, utilizó su sabiduría de pescador para atarlos, igual que empataba el anzuelo con un nudo extremadamente seguro.
No se le olvidó forrar con cinta aislante las puntas de los ganchos, sin hacerles perder la punta, con la única finalidad de atenuar el ruido que en la noche, hubiera sido suficiente para delatarle.
La cuerda que consiguió no era demasiado larga pero la haría servir. La haría ser útil… Todo sería tener que volver mañana.
De lo que estaba muy seguro es que no cejaría hasta conocer letra a letra el contenido de ese informe.
El primer obstáculo con que se encontró, contaba con él de antemano. La verja de entrada a la mansión. La estudió bien, muy bien aquel primer día que llamó y no le abrieron, tuvo tiempo suficiente para adentrarla en su mente y estudiarla profundamente.
Le preocupaba, el tiempo que hacía que no escalaba, le preocupaba también no tener el equipo necesario, contaba sólo con lo que había en aquel armario y unas pocas cosas que traía en su maleta y formaban parte de su equipo detectivesco.
Se colocó sus guantes de piel, que por suerte, también eran negros.
Trepó la cancela de entrada ayudándose únicamente de sus manos, sus pies y su buena forma física.
Corrió agazapado a través de la amplia explanada que separaba la verja de la casa.
La noche camuflaba su presencia, envolviéndole en un oscuro anonimato.
Al llegar frente a la casa, lanzó el gancho, lió a su muñeca el extremo de la cuerda y pudo trepar hasta la base del balcón de la primera planta.
Debió ir superando tramo a tramo cada una de las alturas, hasta hacerse llegar a la altura del desván.
La claraboya permanecía abierta y su cuerpo la traspasó a duras penas, entonces pensó en que había engordado y debía cuidarse más, dejar el bourbon e intensificar sus ejercicios.
Sacó su linterna de campaña, la misma que utilizó en la guerra, formaba parte de uno de aquellos recuerdos que tantas veces quiso olvidar.
Se desplazó con sumo cuidado de no tropezar con nada para no delatarse, aunque su imagen mental, le podría guiar hasta sin linterna. Peter gozaba de una exquisita memoria fotográfica de esas que solo poseen los buenos detectives.
Fue derecho hacia la puerta secreta y sin dudar la abrió con cuidado de no dejar oír chirridos.
¡No podía ser!

Se quedó paralizado al ver que él no era el único que esa noche le había costado dormir.
Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

jueves, 22 de octubre de 2015

Un relato de terror


Hacía ya veinte minutos que el reloj de la plaza mayor había dado las cuatro de la tarde, mi estómago no paraba de retorcerse buscando en sus propios jugos algo que digerir. Tengo un estómago muy activo, le gusta digerir y formar bolo con frecuencia, aunque nunca he comprendido para qué. 

Para qué sirve tanto trabajo vano, tanto movimiento para triturar lo triturado, para remover lo ya removido, para separar lo que he bebido de lo que he comido… 

¡Para terminar expulsándolo todo! 

Para volver a pedir alimento y volver a comenzar el mismo proceso. 

¡Yo pienso que esto es vicio!

Es vicio estomacal.

Comencé a caminar hacia una bocadillería.

Estaba cansada.

 ¡Que esa es otra!

¡Los caprichos del susodicho!

¡Si no le doy de comer me castiga con cansancio y mareo!

Así que he de darle "madera" para entretenerle o para que trabaje, (si es que quiero no desmayarme)

“Bocadillería la hartulenta” se llamaba el establecimiento.

Señalé un bocadillo de jamón y queso muy apetitoso (ya que he de darle alimento, al menos que sea de mi gusto y disfrute con sus mordidas y posterior masticado)

Asomaba del pan una larga lengua de jamón en la que se montaba como a caballo una lonsha de queso.

La dependienta me lo envolvió introduciéndolo en una bolsa de papel, muy rápida y diligente.

Nada más salir de la bocadillería, me senté en un banco de la Plaza Mayor y casi tan rápida como la dependienta, lo envolvió, desenvolví mi bocadillo.

Comprendí enseguida las prisas de la dependienta.

El único jamón que contenía el bocadillo era el que mostraba en forma de lengua, permaneciendo el pan vacío de todo rastro de jamón o de cualquier otra sustancia que no fuese el propio pan. (No hubiera venido mal un poco de tomate o de aceite). 

El queso que asomaba, era también el único queso que contenía el bocata, el grosor de ambos productos, era menor que el del folio en el que ahora estoy escribiendo.

El dilema que me surge ahora es que si se trataba de:


¿Un engaño para mí? 

¿O un engaño para mi estómago?

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

martes, 20 de octubre de 2015

¡Un hombre lobo!

      ¡Elvira ven aquí!
              ¡Aléjate de la ventana!
      ¡No me asustes Alberto!
              ¡Alberto! 
       ¡No me mires con ojos desorbitados!
          ¡¿No ves que me asusta la expresión de tu cara?!
      ¡Ven aquí querida, acurrúcate a mi lado!
              ¡Y sobre todo... No mires hacia la ventana!
      ¡AAAaaaaAAAAaaaaHHHhhhhhh!!!
      ¡Te advertí que no deberías mirar!
          ¡Agárrate fuerte a mí!
          ¡No te preocupes, mi amor, que no podrá vernos a oscuras!
          Cuando regrese la luz, quizá podamos bajar al sótano. Allí estaremos más seguros.
      ¡Puedo ver  sus dientes Alberto!
       Los veo con toda claridad...   ¡Tengo muchísimo miedo!
      ¡Estás temblando! Por favor, no temas que estamos juntos...
       Jamás te dejaré sola.
      ¿Y si abre la ventana?...     
       ¡Tiemblas Tú también, Alberto!
         ¡Te noto muy sudado!
         ¡AlbErtOOOooooo!!!!
*
      ¿Ha sido usted quién nos ha llamado?
      ¡Sí, señor policía!
      ¿Dígame, qué ha ocurrido?
      He llegado esta mañana como todos los días, a traer el desayuno a mis abuelos. 
      Se lo prepara mi madre todas las mañanas, y yo se lo traigo.
      ¿Y… Dígame... Cuál es el problema?
      ¡Pase usted a la vivienda y véalo por sí mismo!
      ¡Tremendo!
      ¿Les ha colocado usted en esa postura?
      ¡No!... no...
          Les encontré así, abrazados y acurrucados en esa esquina.
         No he querido tocar, absolutamente nada.
          Ni siquiera el teléfono.
          Les he llamado a ustedes, desde mi móvil...
          No he querido quitar, ni esa horrible careta de hombre lobo, colgada en la ventana.
      ¿Celebraban Halloween sus abuelos?
*
      ¡Vámonos Paquito!
         ¡Corre!... ¡Corre!... ¡No te pares!
      ¿Y la careta?

    ¡Cállate! 
      ¡Y... Déjala ahí!



Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved



Te amo tanto...

     ¿Tienes Miedo Adela?
     ¿De ti?
     ¿Por qué iba a tener miedo?
     He cambiado tanto…
     Cambiado o no… Sigues siendo tú.
     ¡El mismo de siempre!
     Mi amor… Mi vida…
   El único cambio que advierto, es que estás más delgado…
     ¡Pero qué tonterías preguntas!
    ¡Sabes que te amo desde siempre y para siempre!
    Sabes que eres y serás eternamente, mi único y verdadero amor.
    ¡Déjate de tonterías y ven aquí, junto a mí, muy cerquita!… ¡Verás como sentiremos nuestro amor, como siempre lo hemos sentido!--
     Mujer… Sabes que desde lo sucedido… tengo dificultades para mantener el amor erguido y firme como antes…--
     No importa, Vida mía. Estamos juntos… Eso será más que suficiente para mí.--
     Está bien amada mía. Cogeré tu cintura. Me pegaré a tu espalda. Sentiremos así nuestros cuerpos en contacto… No habrá nada que pueda superar el placer de rozarte.--
     ¡AAAAaaaahhHHH!!!!--
     ¿Qué pasa mi vida?
     ¿No decías que no te asustaba?
     ¡Ella!!!!
     ¡Vaya!
     ¡Albertina!… Dije que podías venir si permanecías oculta 
     Cálmate… Adela… Pero si tú la conoces…
     ¡Albertina, la de la casa grande!
    ¿Recuerdas?--
     ¡Pero si Albertina, está MUERTA!!!--
     ¡También yo lo estoy. Vida mía!
     ¿Recuerdas el accidente?--
     ¡No!!!!
     ¡No quiero perderte!!!!
     Te amo tanto...--

Blog tiene hambre. Recuerda que Blog, se alimenta de Tus Comentarios


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved




domingo, 18 de octubre de 2015

Cupido dormía ayer.

Dormía Cupido ayer,

Cuando paseé por la plaza,

Cuando pasaste sin ver,

Sin reparar que allí estaba.

Dormía Cupido ayer,

 Ya bien pasadas las diez,

 De una hermosa mañana,

Si ibas a dormir ayer,

¿Por qué no dormías también,

El día en que pasó,

Él frente a mi ventana?

¿Por qué clavaste en mí,

 Tus frías flechas de amor,

Que en vida a mí me matan?

Cupido, ¡Clávalo a él!

O quítame a mí esta lanza.

Que pueda su amor tener,

Y respirar de placer,

Cuando su amor me entregara.


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

 

martes, 13 de octubre de 2015

El viaje


El viaje prometía ser lo mejor de nuestras vidas, lo habíamos esperado durante tanto tiempo... 
En el avión llevábamos únicamente lo más necesario. 
No necesitábamos más que unas cuantas prendas, Nos teníamos el uno al otro y... ¿Para qué necesitábamos más? 
El portátil y la cámara fotográfica, que perpetuarían las maravillas que el paisaje y los buenos ratos de compañía nos brindasen. 
Pocas eran las horas de casados y aquello pintaba bien... 
¡Muy bien!
Sería esta la primera vez que estaríamos juntos, repartiendo nuestro tiempo con nosotros mismos, sin importar nada más... 

__¡Cuánto deseaba que llegase por fin este día Luis de mi alma!

__ Estaremos juntos para toda nuestra vida y jamás me alejaré de ti.

Musité al oído de mi recién marido que dormitaba apoyando la cabeza en una almohada pegada a la ventana del avión, hallándose la inclinación de la cabeza, hacia el lado opuesto con respecto a mí.
Guardé silencio para no perturbar su descanso, pensé además que sería bueno descansar para llegar con fuerzas a nuestra soñada Luna de Miel.
*
La señorita azafata preguntó: 

__Don Luis... -
__¿Desea usted algo? -
En la cara de mi marido, se dibujó una complacida sonrisa.
Le miré, y rápidamente volví la vista hacia la azafata.
Vi a ésta, que introducía algo parecido a una misiva en la mano de mi esposo...
Quiso el destino que aquél viaje fuese el principio del fin de mi vida, mi amor y mi felicidad…

La misiva rezaba así:

Amado Luis, te espero. 
Recuerda que estaré en el hotel a las tres. 
Te amo.
Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved
Este relato, ha sido seleccionado para aparecer en un libro sobre relatos de desamor. 

lunes, 12 de octubre de 2015

La Lluvia en los cristales



Tintineaba la lluvia en los cristales mientras Esther, sentada frente a la ventana, leía un primaveral libro cuajado de dibujos florales, mariposas, y luz, mucha luz.


La luz era tan importante...


Al cerrar los ojos veía aquél maravilloso sol luciendo en un cielo claro, y limpio de nubes que aliviaba su alma y todo su ser, permitiéndole respirar, llenar de aire sus pulmones encogidos e intimidados. 

Se imaginaba en aquel sueño despierta, corriendo por un prado lleno de bellas y perfumadas flores multicolor, o tumbada al sol en una plácida playa.


La inundación destrozó uno a uno todos sus recuerdos.

El tintineo de la lluvia habitaba cual tortuoso taladro en su cabeza.

Necesitaba soñar.

Necesitaba  soñar un sol radiante en medio de un cielo vestido de la más resplandeciente y bella luz de un delicioso verano.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

Este relato ha sido seleccionado para aparecer en un libro de relatos, en el que debía aparecer la palabra "lluvia" 

domingo, 11 de octubre de 2015

Huye!!!

El ojo de la cerradura penetró en mi ojo como un terrible proyectil.

Escuché ruidos y extraños jadeos al regresar a casa, que procedían del interior del dormitorio. 

Tremendamente extrañado, mi primera intención, fue mirar a través del cierre, con la mala suerte, de que la puerta se abrió en el mismo instante en que coloqué mi ojo frente al "ojo" de la cerradura, inclinando para ello mi cabeza, todo cuanto daba esta de sí, pegando además la nariz a la puerta, con mayor presión de lo que pude pegar mi ojo.

El brutal golpetazo, destruyó mi nariz. Penetró en mi ojo el cierre de la puerta. Caí al suelo, clavándome al caer en mis espaldas y a la altura de las lumbares, un tope anclado al suelo que servía para sujetar la puerta en los días de viento. 

Todo esto, me produjo una tremenda conmoción, dejándome alelado y fuera de combate. Tirado tan largo como soy en el helado y duro suelo del pasillo.

Mi esposa, palmeaba mi cara a la vez que... 

¡Escondía a un hombre tras de sí! y musitó en un tono casi inaudible:



—¡No te ha visto! -

__¡Y no puede verte!... - 

__¡Huye! -


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

viernes, 9 de octubre de 2015

Volar en un haz de luz

Sentada en mi cama, un libo hojeaba.

Mi mente, mientras leía flotaba.

Partía de mí.

Ya dentro del libro volaba,

Subía su haz de letras,

Trepaba por su haz de luz.

Llegué a un mundo de letra,

Cielo de fondo violeta,

Teñido de tinta azul.

Volé por mares y tierras,

Islas pobladas, desiertas.

Oscuras sombras inquietas.

Luces de haces de luz.


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

Este poema ha resultado finalista y seleccionado para figurar en el libro "Libripedia"