viernes, 30 de diciembre de 2016

GRACIAS

10.000 Lecturas este mes. 
Muchísimas gracias!!!


Feliz 2017


Navidad en suelo Extraño

El camino se había hecho extenuante, fardos, maletas, los pequeños, que en tantas ocasiones se habían escurrido de los brazos durante la marcha a pie, en infinidad de ocasiones se habían quedado dormidos y habían caído como sacos carentes del sostén que a los humanos nos suelen proporcionar las piernas.

Sus oídos se habían acostumbrado a grandes estruendos de misiles, ruido de bombarderos, helicópteros, tanques… Sus papilas gustativas, se habían hecho al sabor de la pólvora y polvareda de escombros que en todo momento conseguían hacerse rechinar entre sus dientes… Sus retinas, endurecidas por la impotencia habían grabado el dolor, la carne dividida, la evisceración, o desentrañamiento, el brotar de la sangre, las más horribles y diversas formas de muerte se guardaban una y otra vez en el recuerdo de los infantiles cerebros…


La llegada al recinto cerrado fue vivida como un logro, una alegría, una esperanza de Navidad en una noche de Nochebuena… El suelo extraño ofrecía un remanso vallado que negaba la libertad y las comodidades de una casa al uso, más… por el momento, librarían a sus bocas del destructivo sabor y masticado de pólvora.
©Mercedes Del Pilar Gil 
No existe mejor opinión que la tuya! No te cortes, comenta, comparte, participa!!!

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 

AbuelaTeCuenta All rights reserved

Una Navidad en Familia

Con todo el amor de madre y esposa preparó la cena de Navidad y colocó la mesa con el mayor de los esmeros, cuatro platos, cuatro copas, cuatro cubiertos… sin olvidar los adornos navideños que tanto gustaban a Rosa, su Rosita preciosa a la que llevaba más de cuatro meses sin poder besar, sin poder dar las buenas noches y arroparla mientras charlaban de como se habían dado los pequeños acontecimientos del día a día.

Rosita había desaparecido sin dejar rastro el mismo día en que cumplió los dieciocho años, tras la fiesta a la que acudieron además de ella todos sus amigos. El último recuerdo de la madre estaba grabado a fuego en su mente, en un lugar privilegiado del que jamás podría desaparecer, el recuerdo consistía en una imagen de su Rosita cuando tras haberle dado un beso y decirle: “No vuelvas tarde mi niña” ella, su Rosa, su niñita del alma, le dedicó una complacida, aunque enigmática sonrisa, en la que aún dejando a la vista sus hermosos dientes, no implicaba aquel gesto a sus ojos. Beatriz conocía muy bien a Rosita y conocía sus sonrisas “verdaderas”. El gesto, no le gustó, aunque no podía pensar que no volvería a verla.

Comenzaron las apariciones en televisión, en radio, los carteles desesperados en redes sociales… Las discusiones en casa.

“¡Tú eres la culpable, tú que la consientes todo!”

“¡Tú, que le has dado alas siempre y la has dejado salir con quienes no le convenían!” Reproches que siempre hacían referencia a ella, a los amigos, al entorno externo a la casa familiar… 

Su esposo, jamás caía en la auto culpa o en pensar en que la represión muchas veces da lugar a la evasión, al desespero o a la "desaparición".

Beatriz tampoco se paraba a pensar en nada más que en el recuerdo de su niña, en su sonrisa, en el posible mensaje implícito en su último gesto…

Su último mensaje televisado no lo dirigió al público como los anteriores, lo personalizó en su hija:

“Rosita, mi niña… entenderé que no desees regresar, dime únicamente que donde estás te encuentras a gusto y bien”

Se sentaron a la mesa sin deseo, sin ganas de celebración, todos, menos Beatriz que la ilusión se había renovado en ella en ese día y en esa mesa. Los miembros restantes de la unidad familiar no comprendían el cambio.

—¿Qué ocurre mamá, sabes algo que no sepamos?—preguntó Manuel, su hijo mayor y, Beatriz contestó con la misma sonrisa que recordaba impresa en la cara de su Rosita.

Tras la cena, la sonrisa enigmática, se había borrado del rostro de la madre, había regresado el que desde hacía cuatro meses, era un rictus de tristeza…

En el salón de su casa únicamente reinaba el silencio que a las doce en punto, fue trasgredido por una estridente llamada telefónica con un número desconocido de esos que nadie en casa contestaba. Beatriz corrió a recibir la llamada y antes de contestar regresó a su cara la sonrisa de esperanza.

—¡Estoy bien mamá!
Fue la única frase que reprodujo aquella llamada.

©Mercedes Del Pilar Gil 
No existe mejor opinión que la tuya! No te cortes, comenta, comparte, participa!!!

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 

AbuelaTeCuenta All rights reserved

jueves, 29 de diciembre de 2016

Una Carta a los REYES

Lo que más le gustaba a Pablo de la Navidad, es que llegasen los Reyes Magos cargados con sus regalos. Les había enviado su carta hacía unos meses, y la había rectificado periódicamente según iba recordando las cosas que más le gustaban…

En su imaginación, podía ver a Sus Majestades cargados con sus juguetes, convirtiéndolos en miniaturas flexibles y ligeras para pasarlos a través de la chimenea de su casa. Resultaba gracioso en su mente Melchor miniaturizado, montado en su coche eléctrico, que antes de entrar en la chimenea era grande, pesado y, ocupaba por entero la cabalgadura del camello…

¡Cuánto le gustaría ver a los Reyes trepar para salir, después de dejar sus juguetes!…

Una llamada a la puerta distrajo sus pensamientos…

Su tía Oliva llegaba acelerada y nerviosa…

—¡Mamá no podrá venir a la cena de navidad!—comentó Oliva con preocupación que dejaba traslucir a través del tono, la gesticulación y el gesto compungido de su cara.

Una preocupación que transmitió a Pablo de inmediato…

¿Qué le había pasado a su abuela?...

Se agarró a la falda de su tía intentando llamar su atención, en busca de… esa frase que le hacía sentirse tan especial… "¿Quién es mi sobrino favorito?"...

Sin embargo… hoy, su tía no parecía verle… No le miraba y lo más que llegó a decir fue:

—¡Hola, Pablito!—

La voz de mamá sonó entristecida, y contenía además un tono de alarma…

—¿Qué le ha pasado a mamá?—preguntó la mamá de Pablo a su hermana Oliva…

—Se ha caído y se ha hecho daño en la rodilla. Debe guardar reposo y no podrá salir del pueblo…

Pablo que ahora poseía toda la información, se puso manos a la obra… Había que solucionar aquello como fuese…

Queridos Reyes Magos:

Esta es la carta verdadera. Esta, es mi carta… ¡La de verdad!…

¡No necesito juguetes… Necesito a mi abuela!

©Mercedes Del Pilar Gil 
#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved
Tus COMENTARIOS alimentan a Blog

Blog disfruta de ser compartido.
¡Compártele! ¡Sácale a pasear por
G+ por Facebook o por Twitter!
¡Le gustan los
Comentarios! quiero comentarios!!!
ñam ñam... Comentarios!!! 
Qué ricos los comentarios!

sábado, 24 de diciembre de 2016

La bolsa de Papá Noel

—Dinos Merceditas… ¿Es cierto lo que se dice en las noticias?
—No sé, estoy castigada en mi habitación sin poder ver la tele.
—Pero… ¿Es cierto lo que dicen de ti y de Papá Noel?
—¡Desconozco qué pueden decir de ese chivato!
—¿Chivato?
—Si, sí… ¡Chivato!
—Pero… Merceditas… Se trata de Papá Noel… Él no puede ser un chivato…
—¡Sí que lo es. Es un chivato y un mentiroso! O si no… Cómo llamaría usted a alguien que sale corriendo hacia la habitación de tu mamá, la despierta a gritos y le dice:
"¡Señora… Señora. Su hija me ha quitado la bolsa mágica de juguetes!"
¡Pues es un chivato!...
—Pero… ¿Tú le has quitado a Papá Noel su bolsa mágica de juguetes?
—Bueno… yo… No… ¡Yo, sólo he tirado de la cuerda!
—¿De qué cuerda?
—¡La cuerda en la chimenea!…
—Y… ¿Quién ha puesto la cuerda Merceditas?
—La puse yo, para que cuando saliese el "Chivato" ese de regreso, tras dejarme ésta minucia de regalo... cortar el paso de su bolsa. Quería ver cómo funcionaba, y saber si es mágica. Necesitaba comprobar si su contenido de juguetes es realmente inagotable.
— Chiquilla... Merceditas... No llames minucia a un ordenador... Dime... ¿Es inagotable la bolsa?... ¿Realmente Lo es?
—Pssss… ya he dicho que Noel es un chivato. Mamá me quitó la dichosa bolsa, para devolvérsela a ese señor…
—Merceditas… las niñas han de ser respetuosas… Su nombre es “Papá Noel”
—¡Para mí es "Noel el chivato" y… Punto!
—¿Cómo justificas las noticias de que todos los niños del mundo se han quedado sin juguetes el día de Navidad?...
—¡Ah! Yo… Sobre eso, no pienso decir nada!…
—¿De verdad... Devolviste la bolsa?
—¡La devolví... Devolví una bolsa, sí!
—Se ve cómodo ese inmenso puff rojo con ribetes dorados en el que estás tumbada… 
—Es un regalo de Navidad que ha pedido para mí, mi mamá.
—Está muy completa tu habitación… No te falta un detalle. Se ve ahora que has abierto la puerta de tu armario, para enseñarnos el ordenador, una televisión, consola de vídeo juegos… Parece como si ese chivato "que tú dices" se hubiese pasado por aquí en varias ocasiones estas navidades…
—Bueno… No sé… me niego a contestar.


Noticias de última hora: 
En la cafetería central de nuestra ciudad, se encuentra un anciano desesperado, vestido de Papá Noel rasgando con un cutter un enorme puff rojo, desparramando por el suelo del establecimiento su relleno de "perla virgen de poliestileno" mientras iba repitiendo sin  parar: 
¿Pero qué le ha pasado a mi bolsa mágica? ¿Dónde ha ido a parar su abertura?... ¿Por qué se han convertido en bolitas los juguetes? 
¡Esa niña! Ha sido la niña... ¡La niña! Ha tenido que ser ella! ¡Devuélvele la magia a mi bolsa! ¡Devuélvele la magia! ¡Merceditassssssssss!!!

¡Buaaaaaaaaaaa! Buaaaaaaaaaa! Buaaaaaaaa!!!

Minutos después, se ha visto llegar una ambulancia que al parecer, ha desalojado al viejo impostor trasladándolo a un sanatorio mental, donde permanecerá encerrado por periodo de un año, contado a partir de la fecha.

©Mercedes Del Pilar Gil 
#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved
Alimenta a BLOG con tus COMENTARIOS Comparte! Difunde Muéstrale a Blog el universo G+

viernes, 23 de diciembre de 2016

Un timbre de bicicleta

La cara de Manolito se descompuso de pronto. Aún no se había desperezado y por un momento tuvo dudas de si continuaba dormido, y se trataba de una horrible pesadilla lo que estaba viviendo.

Puede que al no haberse vestido y tener puesto aún el pijama, su sueño no hubiese advertido de que ya se había despertado. Movió piernas y brazos y repitió en voz alta como un poseso…

¡Eh, que estoy despierto… Despierto… Que ya me he despertado… Párate ya, sueño!!!

Su mamá se levantó asustada por los gritos que invadieron su habitación a tan tempranas horas de la mañana. Llegó apresurada, y se quedó observando en el hueco de la puerta que da a la cocina.

—¿Qué pasa Manuel?—preguntó desde su posición un tanto oculta por la escasa luz que prestaba la vecina bombilla a la oscuridad del pasillo.

—¡Le estoy diciendo al sueño que ya estoy despierto… para que pare!

—Ah…—contestó la mamá intentando comprender a qué venía tanta agitación de brazos y piernas, tantos gritos que en la oscuridad sonaban multiplicados por varias veces su ya estridente sonido.

—Se lo digo mamá, pero el sueño no me hace caso, se cree que sigo dormido…—Volvió a explicar el niño, al darse cuenta de que su mamá no comprendía nada de nada.

—¿Pero qué pasa Manolito?

—¿No le he pedido a Papá Noel una bicicleta?

—¡Sí, ambos escribimos la carta!

—¡Pues mira lo que me ha traído!

La mamá abrió muy grandes los ojos con intención de ver mejor de qué se trataba. Si miraba con atención, seguro que sabría el por qué de tanto aspaviento. Los ojos se abrieron aún más al quedarse sorprendida e incrédula; mientras Manolito señalaba la chimenea, en la que únicamente se encontraban rescoldos de un antiguo fuego y una bola de plástico transparente del tamaño de un balón de futbol, adornada por uno de sus extremos con una especie de flor de pascua sintética. En su interior parecía flotar un timbre atornillado a una abrazadera metálica, de esas que se acoplan al manillar de las bicicletas…

Manuel no pudo evitar que las lágrimas acudieran a sus ojos… la inmensa pena y frustración que devoraba al niño en ese momento, se convirtió en agua de sabor salobre, que como una catarata después de la lluvia, se fugara de sí a través de sus ojos. No quería llorar… Preferiría no llorar el día de navidad, pero aquello no era para menos.

—¡Vamos, Manuel… No llores… La bola tiene un papelito colgando… ¿Lo has leído?

—¡NO LO PIENSO LEER!

—¿Te lo leo yo?...—preguntó la mamá con la más cariñosa de sus voces, con el mayor de los cariños impreso en su cara.

—No me lo leas mamá, ya imagino lo que dice… Que he sido malo… O algo parecido a eso…—dijo muy seguro Manuel sin poder parar de llorar.

La mamá cogió la inmensa bola transparente entre sus manos, leyó el papel que venía adherido a ella por un pequeño trozo de tira adhesiva tranlúcida, y lo leyó en voz alta:

—¡Tira del cordel!

Era lo que decía aquel escueto mensaje.

¡Vamos Manuel, haz caso al mensaje… Te dice que tires del cordel!
La mamá de Manuel permanecía en cuclillas sujetando la bola, pero sin poder desplazarla, un cordel impedía su alejamiento, era como un barco atracado a un muelle al que no se le hubiesen soltado las amarras.

¡Acércate, Manolito, tira del cordel!—Animó la mamá

Las cataratas de sus ojos por fin se animaron a parar de verter agua. Se acercó Manuel, cogió el extremo de cordel pegado al balón transparente y tiró hacia sí con suma delicadeza, poco a poco fue emergiendo de los aparentes rescoldos un manillar plateado con un lugar específico en el que encajaría sin lugar a dudas el timbre, al imprimir un poco más de fuerza, fue asomando el resto de la tan esperada bicicleta.


Pegado al sillín, Papá Noel, el día de Navidad se había dejado olvidado su gorro rojo de borlón de nieve blanca y debajo, una especie de cartel que decía: “Para Manuel por haberse portado bien, durante todo el año”

 ©Mercedes Del Pilar Gil 
#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved
Si te ha gustado dale a Compartir!!!

Llévate de paseo a Blog

Muéstrale G+. Comparte!

Llévale a conocer Facebook o Twitter. Le encanta dar paseos.

Usa los Comentarios, tu opinión es muy valiosa. MUCHAS GRACIAS!!!

El regalo de Dios

Un relato real, dedicado a mi sobrina Gema

Se me había caído encima el mundo entero. Quizá después de hoy, la vida careciese de sentido para mí.
Mi niño, mi amor, mi razón para la vida, presentaba unos síntomas desconocidos y de extrema gravedad, amaneció cansado, falto de fuerzas, se había orinado encima y… pese a beber abundante agua, presentaba muestras de deshidratación.
La premura del médico de urgencias en derivarme a un especialista de urgencia, logró acentuar mi preocupación, aunque no tanto como cuando llegué ante la presencia del citado especialista en endocrinología, que tras un primer contacto supo ver enseguida qué le ocurría a Manuel.
Sus explicaciones sonaban en mis oídos como verdaderos galimatías que me era imposible comprender.
No se me ocurrió otra cosa que encomendarme a Dios y pedirle ser capaz de asimilar las instrucciones, descifrar sus trabalenguas, poder comprender cómo atender a mi pequeño…
Entonces, apareciste con tu tranquilidad de madre experta en hacer de lo especial cotidiano, de lo irregular regular, de convertir el dolor en optimismo…

Lo supe en cuanto te vi, pese a ser tú una madre en las mismas circunstancias que las mías… supe ver que… ¡Tú eras mi regalo de Dios!

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Callejón Croquer San Fernando

Sorprendido un gorrión,
Que llegaba de Damasco...

Decidió cruzarte en vuelo,
Más… Se detuvo a dos pasos.

Prendado por tu belleza,
Fue contando tus macetas,

De vuelo en vuelo, saltando,
Paso a paso, salto a salto

Admiraba tus lindezas…
Pasadizo de azoteas
Suelos, bien matizados.

Geranios y madreselvas...
Clavellinas, gitanillas...
Su paso van escoltando.

Recorrió setenta metros
De belleza en tonos blancos.

Hasta llegar a un letrero
Con tu nombre cincelado.

Quiso ya el pajarillo,
Quedarse a vivir, contigo.
No retornar a Damasco.


Si te ha gustado dale a Compartir!!!


Llévate de paseo a Blog



Muéstrale G+. Comparte!



Llévale a conocer Facebook o Twitter. Le encanta dar paseos.



Usa los Comentarios, tu opinión es muy valiosa. MUCHAS GRACIAS!!!

©Mercedes Del Pilar Gil 

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved

El Virus que Viruseaba

Del virus me prevenía
Oculta, me camuflaba
El virus, me rastreaba.

Huía me protegía...
Y... El virus… Viruseaba.

Con fin de esquinarle
Sin pausa pastilleaba...

El virus, que persistía
Burlando a la equinacea.

Bífidus, infusiones,
Mejunjes en ensalada...
Y... El virus, me aguardaba.

Estando desprevenida
Di una vuelta en la cama...

El virus que subsistía
Se coló por mi garganta
Contento, como una rata...

Mi cuerpo se resistía
Y… El virus, Viruseaba...

Por el virus poseída
Dormía, me despertaba...
Y... Al baño me encaminaba.

El virus, me entretenía...
Mientras… Feliz… Por su casa...
Sin prisas... Viruseaba.


©Mercedes Del Pilar Gil 
#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved
Si te ha gustado dale a Compartir!!!

Llévate de paseo a Blog

Muéstrale G+. Comparte!

Llévale a conocer Facebook o Twitter. Le encanta dar paseos.

Usa los Comentarios, tu opinión es muy valiosa. MUCHAS GRACIAS!!!

viernes, 2 de diciembre de 2016

El país "Saludable"

Las noticias del telediario, revelaban la existencia de un país único en el que la enfermedad no tenía presencia.

Simplemente... No existía.

Sus fiestas anuales, se celebraban en el espacio de tiempo que comprendían íntegras, dos semanas; quería la casualidad que ese período de tiempo anual, se repitiera en fechas próximas.

Debía ir a ese lugar especial, y desarrollar in situ, mi actividad periodística… Me fascinó la posibilidad de poder desplazarme hacia un país en el que la vida, era respetada intacta de principio a fin. Su población podía pasar de la vida a la muerte, sin sufrir por periodo alguno de sobrecarga para sus cuerpos, sin estrés oxidativo, sin signos aparentes de padecimiento, como si las almas de esa nación, fuesen tocadas por una mano divina, de un Dios omnipotente.

¿Estaría el milagro comprendido en su aire, o en sus aguas... Poseían alguna planta milagrosa sus campos? ¿Estaría afectada su atmósfera por un aire que precediese al pecado de el Paraíso?...

A mi llegada, las fiestas habían comenzado y me parecieron insólitamente extrañas…

Paseaban sus participantes, cubiertos con algo muy parecido a antiguos sudarios numerados en estricta correlación numérica, muy visible, que venía comprender por entero su espalda… Mientras, los no participantes que en cualquier otro lugar del universo Tierra, solían llamarse espectadores, aquí eran conocidos como “Saludables”

Los Saludables también parecían estar uniformados; su túnica era más perfeccionada, más enriquecida en lo que comprendía a sus tejidos y a su exquisita confección, contrastando con el pobre ropón de los “Participantes” portadores de escasos, y escuetos sudarios.

La intervención de estos participantes, parecía consistir en un paseo, una caminata hacia alguna parte, atravesando un camino extremadamente angosto, en el que no podrían girar hacia atrás, deberían conservar hasta el final, una fila única y unidireccional, no sólo por la estrechez del trayecto, que aparecía en su longitud visible, parapetado por inmensas e infranqueables gradas, atestadas de vociferantes "Saludables". 

No comprendí en qué podía consistir tan extraño juego... Con lo que se me dio por pensar que se trataría de un cerrado circuito  de forma circular u oval, y… la extensa fila de sudarios, por ese simple motivo, no parecía concluir nunca.

Lo que estaba más o menos claro, es que no se trataba de una carrera, pues los números eran correlativos y existían encargados de comprobar su orden correcto durante el singular "recorrido".

No pude evitar fijarme en que los “Saludables” mostraban un rostro sonrosado, sus ojos lucían despiertos y con brillos propios del vigor que proporciona una salud imperturbable.

Me pareció bastante tonto un juego en que personas que parecían agotadas, depauperadas, extintas, y portadoras de sudarios uniformes, caminasen en círculos hasta la extenuación… 

¿Qué sentido tenía dar vueltas… si no era para ganar en una posible meta?... 

Otro hecho curioso, es, que si se trataba de un itinerario circular… ¿Por qué no aparecía nunca el número correspondiente al primero, y la cifra sucesiva crecía sin parar?...

No pude más, de aguantar la intriga, y me decidí a investigar… 

Debía saber qué razón contenía aquél camino, aquella caminata estúpida…

Tras subir a las gradas más altas, donde el griterío animaba el paso de los participantes, y parecía hacer apuestas de... Si un número determinado de sudario, era o no capaz de llegar... hasta el final…

¿Qué final?... ¿Llegar a dónde?... 

Decidí bajar, de un salto, aprovechando un hueco, una distancia entre dos participantes y caminar tras uno de los portadores de sudarios…

Pude ver, tras girar hacia atrás la cabeza, el rostro de mi inmediato seguidor…

Me resultó estremecedor su aspecto… 

Los ojos vidriosos… El pelo quebrado, las pupilas amarillentas, las encías enrojecidas y sanguinolentas… Sin fuerzas suficientes para tragar saliva, babeaba dejando un rastro visible de flema, que iba quedando bajo sus pisadas a lo largo del camino. 

Dos niños pequeños, provistos de pequeños sudarios, caminaban agarrados a la raída mortaja del participante; compartiendo, con quien parecía ser su padre el mismo nauseabundo aspecto… Sentí lástima, y un temor de hielo que cabalgó a toda velocidad por mi espalda.

Tras caminar varios metros, pude llegar a escuchar angustiosos gritos de pánico frente a mí... un poco más allá…


¡No me lo podía creer!… 

Un grupo de “Saludables” provistos de mascarillas, guantes, y revestidos de plásticos, se situaban a ambos lados del final del circuito. Se turnaban de dos en dos, para agarrar a los “Participantes” por las axilas, haciendo caso omiso de pataleos, de histéricos gritos, de extenuantes llantos... Sin piedad alguna, arrojaban uno por uno, a un estremecedor cráter ardiente, a todos los portadores de sudarios numerados que iban llegando a la aterradora meta.

Del espeluznante cráter, salían expelidas a gran altura, grandiosas chispas ruidosas, acompañadas de brillantes llamaradas coloreadas de exquisita regurgitación o ardiente y gustoso eructo, a modo de póstumo saludo del volcán, para cada nuevo participante.

©Mercedes Del Pilar Gil 
#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved
Tus COMENTARIOS alimentan a Blog



Comentarios! 
Quiero comentarios!!!
ñam ñam... Comentarios!!! 
Qué ricos los comentarios!

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Una gran Sorpresa en Halloween

Esta maravilla me la he encontrado esta mañana en el Facebook https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1163586853723269&set=a.404164946332134.98068.100002158962409&type=3&theater
Mil Gracias! Mame Ponce Cereceda.

Éste es el texto del que viene acompañado tan grande honor.

La capacidad de saber contar una historia es un don con el que se nace y que con el tiempo se perfecciona para ofrecer relatos, novelas, poesías, cuentos....que nos hagan soñar, pensar, vivir, sentir......

Ella, Mercedes Del Pilar Gil Sánchez con su blog

https://cuentameuncuentoabuela.blogspot.com.es/…/una-fiesta…

y con su

hashtag #AbuelaTeCuenta
he descubierto a una maravillosa escritora que además nos invita, día a día, a leer promocionando no solo lo que ella escribe sino también nos muestra escritores en los que podemos disfrutar leyendo. Ella, mujer tímida, que empezó contando sus cuentos a sus nietos se ha convertido, porque así lo avalan los numeroso premios y distinciones que le han otorgado, en una entrañable y admirable escritora.
Porque elegiste La Isla y quedarte en ella, porque elegiste escribir y hacerlo a través de las redes sociales para que de esa manera poder llegar al mayor número de personas y así fomentar la lectura y la cultura todos los días del año. Eres #WomenInIsla2016.


Leyendo relatos y cuentos mágicos, terroríficos, espeluznantes, misteriosos......es otra manera de vivir y disfrutar Hallowen.

FELIZ DÍA DE HALLOWEEN!!!

Una mañana APLASTANTE


Debía salir a la calle; esta mañana le agobiaba la casa…

Dejó todo sin hacer y salió como expulsada por un tirachinas de tamaño descomunal. Le quemaba la tranquilidad del hogar que contrastaba con su interior agitado y plagado de preocupaciones que le estaban resultando muy difíciles de resolver…

No le importaba demasiado hacia dónde encaminar sus pasos…

Necesitaba aire en la cara y viento helado que le pudiese despejar…

Sin darse ni cuenta llegó al centro comercial, tras haber traspasado un puente peatonal que le separaba del pueblo… Solía encontrarse en ese camino… vecinos… amigos a los que saludar o hasta… Algunas veces… Podría dar la casualidad que se encontrase a su hermana o a su prima Manuela…

Hoy, no había nadie para consolarla…

Nadie pasaba hoy el puente, y las preocupaciones la aplastaban hasta dejarla del grosor de un papel de arroz como en el que venían envueltas las bolsitas de té.

El centro comercial estaba concurrido, miles de personas se habían dado cita (por pura coincidencia horaria) para efectuar sus compras a la vez…

Era tanta la necesidad de hallar a alguien conocido, que para sus adentros iba rogando:

“Que encuentre alguien con quién hablar” y repitió la súplica una y otra vez para sus adentros… Para no verbalizarla y la confundiesen con una loca.

Cerca del puesto del pan, divisó de lejos a su amiga Conchita. Aceleró el paso para no perderla de vista y…

—¡Conchita… Conchita!…—Alzó la voz Adelina para reclamar el interés de su amiga.

Conchita no giró la cabeza; no prestó atención a la llamada desesperada de Adelina…

Con lo que Adelina le atajó por uno de los pasillos cargados de productos, y se hizo la encontradiza dos pasillos más allá…

—¡Conchita… Qué alegría verte!...—

—Ah, Hola, Adel… ¿Qué tal?...—

—Pues ya sabes… Preocupada con la operación y demás… problemillas…—

—¡Que te vaya muy bien… Que tengas mucha suerte!...—

—Gracias… Conchita… Verás…—

—¡Que te vaya todo bien… Adel!...—respondió Conchita dando unos pasos hacia atrás, girándose hacia el lado contrario a la posición que ocupaba en aquél inmenso espacio Adelina.

Adelina comprendió que Conchita, no estaba por la labor de prestarle la más mínima atención… que debía ahogarse con sus penas, que quizá ella no era importante para nadie…

Quizá… debería dejar de ser importante también para sí misma…


©Mercedes Del Pilar Gil #AbuelaTeCuenta
#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved
Tus COMENTARIOS alimentan a Blog


Comentarios! quiero comentarios!!!
ñam ñam... Comentarios!!! 
Qué ricos los comentarios!

miércoles, 23 de noviembre de 2016

A la Oronda Luna

Se ancheó la luna
Engordó comiendo
Rabos de cerezas.

Se aumentó la luna
Se mostró redonda
Oronda, rechoncha
Mofletuda y bella.

No serás ya globo
No eres satélite
Ni serás cometa
Que eres un mundo.

Te poblarán brillos
Dulzones fulgores
Que nutren de luces
Tus blancas arenas.

Si me escuchas, luna…
Si estás aún, despierta…

Come más rabitos
De dulces cerezas...
Porque así de gorda...
Resultas más bella.

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved
Tus COMENTARIOS alimentan a Blog


Comentarios! quiero comentarios!!!
ñam ñam... Comentarios!!! 
Qué ricos los comentarios!

El EGO

Volaba Adelina, con su ego inflado.
Surcaba los cielos, con ego agarrado,
Inflado de ego, y por ego regado…
Su globo surcaba los cielos volando.

Volaba Adelina, volaba muy alto…
De pronto, al cielo, se acerca un pato
Cansado, aturdido, en el ego hace alto.

Asustada Adelina, asusta al pato
¡Salte de mi ego… Asqueroso pato!
Temiendo caerse, del ego inflado,
Clavó sus uñitas, al globo, el pato…

Se escapa del ego, el ego inflado,
Del ego huía, el ego regado…

Cayó Adelina de un ego tan alto…
Que rompió su ego, y el ego del pato.

Estiró la pata… Adelina… Su ego…

Y el pobrecillo del pato.

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved
Tus COMENTARIOS alimentan a Blog


Comentarios! quiero comentarios!!!
ñam ñam... Comentarios!!! 
Qué ricos los comentarios!